La innovación tecnológica

Las empresas que innovan se denominan empresas trascendentes, que son aquellas que son capaces de influir en el medio exterior en que actúa y sus estrategias van dirigidas hacia el desarrollo e innovación, las cuales les permiten un crecimiento e incremento del poder económico.

inn1

El objetivo de la innovación es la modernización y profesionalización de los procedimientos productivos, bien es cierto que esto produce una inversión arriesgada en un principio, pero puede suponer una gran ventaja competitiva en un medio-largo plazo con relación a las demás empresas.

La innovación se ha convertido en fundamental e indispensable como arma estratégica que una organización debe invertir para ser competitiva. Actualmente innovar es la única posibilidad que se puede permitir cualquier empresa u organización sea cual sea su tamaño o la actividad de su negocio.

Solemos escuchar que las buenas ideas han llevado al éxito a muchas organizaciones de diferentes tamaños. La novedad por sí misma ya produce una cierta satisfacción, no obstante, tomemos en cuenta que no se trata de innovar por innovar, sino de la posibilidad de mejorar nuestra empresa; innovamos para aproximarnos a la visión y/o los objetivos estratégicos formulados como proyecto.

Si se dan las condiciones adecuadas, todos ponemos a funcionar nuestra capacidad de crear. Siendo buenos pensadores, o quizá apoyándonos en metodologías, podemos generar ideas originales, con fluidez y diversidad. Si tenemos esta capacidad, podemos hacer una primera evaluación de lo factible que son estas ideas.

inn2

Sin embargo, la energía creativa no basta para asegurar la innovación. A un cierto grado de creatividad, deberán sumarse componentes tales como la formación e información, perseverancia, motivación, alineación, capacidad de concentración, o compromiso con la visión y estrategia formuladas, así como de atrevimiento, entre otros atributos. Todos estos componentes son esenciales para la innovación en la empresa.

En la actualidad, las empresas en general están adquiriendo conciencia de la importancia de su capital intelectual, aunque quede bastante camino por recorrer.

En lo referente al impulso de las ideas para mejorar la innovación, hay que recordar que no sólo hay que resolver de manera original y eficientemente las oportunidades más recientes o las anteriormente creadas; las empresas necesitan también, de la creatividad para alcanzar nuevas metas explotando mejor sus ventajas competitivas.

Las tecnologías nos proporcionan continuamente nuevas herramientas que dan lugar a nuevas formas de gestionar la información; por lo tanto hay que trabajar en la adaptación de nuestros conocimientos y técnicas al nuevo entorno.

La innovación tecnológica influencia cada vez más el ritmo, los procesos y las características del desarrollo económico.

El conocimiento es un factor de producción que se combina con el capital, la mano de obra y otros insumos necesarios para producir bienes y servicios y además determina en gran parte el nivel de productividad de una empresa. Por otro lado, el conocimiento también es un bien final: compuesto de conocimiento acumulado a través de la inversión en innovación.

La innovación tecnológica se ha convertido en el principal factor responsable del incremento de la productividad de nuestras empresas. El contenido de conocimientos en los bienes y servicios se ha incrementado ya sea por el lado de la ciencia, los avances en concepto de diseños, la automatización o los software. Cada vez más bienes y servicios son resultado de complejos procesos de producción. La gran velocidad con que se dan estos cambios y la rápida acumulación de nuevos conocimientos conlleva a que muchas empresas fracasen en su intento de incorporar nuevos conocimientos perdiendo así productividad y competitividad.

Como conclusión una empresa con innovación tecnológica le supone en principio unos gastos que es lo que cuesta invertir en desarrollo o nuevos sistemas para la empresa, pero a medio o largo plazo esta inversión en desarrollo puede suponer una ventaja muy significativa con respecto a otras empresas. Estas ventajas pueden ser por ejemplo, una disminución en los costes de producción que conlleva un abaratamiento de los precios y como consecuencia ampliar la cuota de mercado.

Juan Antonio Corbalán Liarte

Artículo realizado para la asignatura Economía de la Empresa de la Licenciatura de Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Deja un comentario