El futuro de la tecnología.

11Hoy en día la humanidad está viviendo una revolución científica que transformará la tecnología y nuestras vidas radicalmente. Estamos asistiendo a un paso histórico que va desde la era de los descubrimientos científicos a la era del dominio sobre la ciencia, una era en la que seremos capaces de dominar la vida en sí misma.

Últimamente cada generación tiene un descubrimiento que ha revolucionado su tiempo; primero fue el estudio del átomo, luego la realización de los primeros ordenadores y al final del siglo veinte se logró completar el estudio del genoma humano.

Una de las previsiones realizadas por Michiu Kahu, es la existencia de inteligencia por todas partes gracias a que habrá chips por todas partes, ya que su coste será tan ínfimo que podrá ser posible[1]. Un ejemplo, es que se prevé que en el año 2020 ya no habrá accidentes de tráfico porque las carreteras serán inteligentes. Por tanto, los accidentes en la carretera será una cosa del pasado. Otro ejemplo, es que podremos llevar internet insertado hasta en las propias gafas ofreciéndonos información continua.

Otra innovación que se espera que esté desarrollada completamente en el 2020 son las realidades virtuales, donde existirán gobiernos virtuales, familias virtuales y será una manera muy común de comunicarse. Además será capaz de hacer realidad nuestras fantasías tales como cambiar nuestra imagen, cambiar de sexo, hacernos más jóvenes etc. De hecho esto ya ocurre pero a pequeña escala, ya que hay gente que posee empresas en estas realidades virtuales, llegando a ganarse la vida con ello. Cabe recordar también que empresas de la realidad se publicitan también dentro de estas realidades virtuales. Sin ir más lejos, Obama en su campaña del año 2008 se publicitó en videojuegos muy famosos.

Además, a lo largo del siglo veintiuno se espera el desarrollo de la inteligencia artificial en la que las máquinas podrán pensar por sí mismas, llegando a realizar tareas domésticas entre otras. Hasta ahora los robots ven y oyen, pero no tienen claro lo que ven ni lo que oyen. Aunque se prevé que en las próximas décadas los robots tengan inteligencias parecidas al ser humano. Una idea de esta evolución la encontramos en el hecho de que hace 15 años era impensable que un robot pudiera andar como un ser humano.

Por otro lado, en el último siglo se descubrió el código básico de la vida, el genoma humano, y ahora estamos aprendiendo a manejarlo cada vez con más poder. Esto se llama la revolución biomolecular, que promete la habilidad sobrehumana de manipular la vida desde su nivel más esencial. Nos permitirá crear órganos humanos en laboratorios, cambiar nuestra herencia genética, potenciar nuestras habilidades, incluso esbozar la evolución de la humanidad. Según Michiu Kahu (2009) nos encontramos en plena transición entre ser observadores pasivos del baile de la naturaleza a ser coreógrafos activos de la naturaleza, entrando en una era de posibilidades impensables, lo que plantea serias cuestiones sobre quiénes somos, y cómo viviremos.

Hoy día ya hay médicos que no ven y comprueban los historiales de las personas, sino que diagnostican el futuro aunque parezca sorprendente. Los avances científicos del siglo XX ya han mejorado nuestra forma de diagnosticar y tratar las enfermedades, pero la revolución biotecnológica nos dará un control aun mayor sobre nuestra salud.[2] La primera fase de este dominio sobre la vida nos permitirá eliminar muchas de las enfermedades y tal vez prolongar la vida en décadas o incluso más.

Actualmente podemos ir al médico, pasar una revisión normalmente y al salir morir en la misma puerta. Esto es debido a que no tenemos un manual de instrucciones de nuestro cuerpo. Es curioso porque tenemos manuales de instrucciones de un montón de maquinas que nos rodean día a día, como el de nuestro ordenador, televisiones etc. Por tanto, no sería disparatado pensar que en el futuro tendremos un archivo donde estarán todos nuestros genes dentro y con un manual de instrucciones que nos diga de qué manera funcionaremos mejor, no teniendo que ser igual que la de nuestros semejantes.

Harry Oster de la escuela de Medicina de Nueva York es una de esas personas capaces de realizar análisis y estudios basándose en los genes y prever posibles enfermedades en el futuro y su porcentaje de que finalmente ocurran. Todo esto no hubiera sido posible sin el último gran proyecto científico del siglo veinte, que ha sido el proyecto del genoma humano.


[1] Kahu, M. (2009). “Visions of future: The intelligente revolution”. Documental de la BBC emitido en el Canal Odisea.

[2] Kahu, M. (2009). “Visions of future: The biotech revolution”. Documental de la BBC emitido en el Canal Odisea.

Deja un comentario